domingo, 20 de abril de 2008

MARMITAKO DE BONITO DEL NORTE

El marmitako es un guiso de los de cuchara, típico de la cocina marinera vasca, que se fraguó por la necesidad de los pescadores, que tenían que usar para comer, los restos de los pescados que habían sido preparados para enviar a las conserveras.
Con el paso del tiempo, la receta se ha ido perfeccionando y enriqueciendo con otros ingredientes hasta llegar al marmitako de hoy, una receta muy popular en el País Vasco.

Lleva también pimiento rojo, cebolla, ajo, tomate y perejil. El nombre que es vasco, proviene de la palabra marmita que es el recipiente donde se preparaba este guiso a bordo de los barcos. (MARMITAKO literalmente significa "de la marmita"). Lo cierto es, que existen multitud de variantes, pero lo importante es que entendamos que es un guiso y que ha de quedar jugoso y en el norte lo hacemos caldoso, para comer con cuchara, un marmitako jamás se come con tenedor.
Ingredientes
- 400 gr de bonito limpio de piel y de espinas y partido en cubos
- 600 kg de patatas
- 2 tomates pequeños pelados y escurridos de agua y semillas
- 2 pimientos choriceros
- 2 cebollas picadas
- medio pimiento rojo
- un hoja de laurel a media cocción
- medio vaso de vino blanco
- 1 litro de caldo lo mejor de pescado, y si no, vegetal
- sal, pimienta, aceite de oliva y un pellizquito de pimentón de la Vera

Lo primero que tenemos que hacer es un caldo con las espinas del pescado y algun trozo de pescado que nos haya sobrado. Si no queremos hacer el caldo, podemos comprarlo hecho, que hay ya en el mercado algunos bastante buenos. Necesitamos más o menos 1 litro.
Por otro lado meteremos en agua los pimientos choriceros después de haberlos metido un minuto en agua hirviendo. Los dejaremos rehidratandose mientras preparamos el guiso.

Picamos las dos cebollas y las rehogamos con un poquito de aceite de oliva. Mientras las pochamos, Picamos el pimiento rojo y lo añadimos. Pelamos las patatas y las cortamos en trozos irregulares. Cómo ? He dicho cortar pero está mal utilizado el verbo, más bien diría cascar. Se trata de que metamos el cuchillo como si fueramos a cortar un trozo y luego estiremos hacia nosotros, de manera que se van "cascando" o desgajando los trozos. Un tema de mantener el almidón de la patata que luego nos ayudará a que la salsa quede espesita.

Cuando la cebolla está ya csi dorándose, añadimos las patatas y las meneamos un poco. Echamos el vino blanco y caldo hasta cubrir las patatas. Salpimentamos. Según se va evaporando el caldo, vamos añadiéndo más.
Cuando ya estén casi cocidas las patatas ( a los 15 minutos más o menos), les añadimos los tomates que habremos pelado, vaciado y picado muy finito. También la pulpa del pimiento choricero que sacamos con la punta del cuchillo. Muy importante es no menear mucho las patatas con una cuchara sino solo menear la cazuela con movimientos en las asas porque no queremos machacar mucho las patatas. Añadimos media cucharadita de pimentón de la Vera.

Entonces añadiremos el bonito en dados y los dejamos 5 minutos más hasta que esté hecho. Así quedará muy jugoso.
Lo emplatamos en un plato hondo porque es un plato de cuchara!!
Lo decoramos con unos chips que hice con las pieles.
Estaba....indescriptible. Hoy que ha llovido y hacía frío (rarísimo aqui) ha sido el día perfecto para este guiso calentito.

En MIBLOGDEPINTXOS he puesto una ración de marmitako en plato mini para que veais que opciones para comidas de aperitivos o tapas hay mil, y en invierno esta opción podemos tenerla en cuenta. Sobre todo porque la receta es muy sencilla y merece la pena tenerla en cuenta!

2 comentarios:

Tximeleta dijo...

Aupa Donostiarra!

Te leo y voy aprendiendo mucho contigo pero nunca te había dejado ningún mensaje. Esta vez no he podido /ni querido) evitarlo. Con la receta del marmitako me has obligado (me trae tantos recuerdos...) ¡Qué plato más extraordinario! ¡Es delicioso! Animo a quien jamás lo ha cocinado a que lo haga. Son unas simples patatas con pescado pero tiene un sabor que se graba a fuego en cada papila.
Mi ama lo hacía mucho y a mi hermano le gustaba tanto que era capaz de comérselo para desayunar, comer y cenar! Hasta agotarlo!.
A mí también me encanta. Y fíjate que ha sido esta receta conocida para mí y no cualquiera de tus otras maravillosas sugestiones la que me ha hecho lanzarme a escribirte.
Aquí me quedo, ronroneándo entre el deleite y la añoranza. Gracias por alegrarme el día.
Mosutxuak

LOCADEBARNA dijo...

Kaixo tximeleta
seguro que tu ama hacía un marmitako mil veces mejor que el mio, porque yo no soy muy patatera y lo hago poco. Tengo que reconocer que este me ha quedado de los de rebañar el plato con la lengua. Al día siguiente comí marmitako de plato único y estaba de morir igualmente. Pero cuando vi el bonito en la Boquería me traslade mentalmente a la antigua plaza de San Martin, a la de lo Viejo..con sus pescados frescos (yo trabajé ayudando a una pescatera los sabados durante una temporada para ganar pelas y tengo un recuerdo buenísimo). Y no lo dudé. Tenía que comprar bonito y hacer este plato tan vasco para intentar que ese recuerdo perviviera aunque fuera unas horas mientras lo preparaba, lo olia mientras se iba cociendo todo y luego lo disfrutaba. Me quedé con una sonrisa de felicidad que no veas! me alegro haberte traido también ese aire que impregnó mi cocina y mi alma.
me encantaría seguir leyendote por aqui, pero respeto a los casi 55.000 que habéis entrado y no habéis escrito. Con saber que a veces aunque sea, os arranco una sonrisa, me conformo
un muxu

Related Posts with Thumbnails