sábado, 1 de diciembre de 2007

TEMPORADA DE CALÇOTS


Ha empezado ya la temporada de calçots...y qué son los calçots?

Los calçots son una espacie de cebolleta tierna con cierto parecido con los puerros, que no ha desarrollado la vulva . Se trata de una hortaliza que despierta pasiones en toda Catalunya. Su elaboración y consumo no tiene ningún secreto, sólo se necesitan: los calçots, una parrilla con brasa de leña para asarlos, salsa romesco (luego viene la receta) y un buen apetito porque normalmente se sirven unos 10 calçots o más por persona (aunque no os asustéis, no llenan mucho). Sabremos que los calçots están en su punto cuando por la capa exterior ya chamuscada comience a echar una espuma blanca. En Valls (pueblito en la provincia de Tarragona) son muy famosas las calçotadas multitudinarias y mucha gente va a este lugar desde muchos sitios de toda Catalunya a comer esta hortaliza. También se va a lo que aqui se llaman masias que suelen estar a las afueras de Barcelona donde uno lleva los calçots y se juntan familias o amigos a comerlos.
La manera de comer los calçots es algo que me hizo mucha gracia la primera vez que los probé (en Valls por cierto). Nos dieron un babero gigante y hay que empezar a pelarlos quitandoles las capas exteriores quemadas para que nos quede la parte interior blanca con los extremos verdes del tallo. Untamos unos cinco centimetros y a comer....otra vez a la salsa romesco, a untar y a comer....hasta que se acaba el calçot y a por otro. Es un pringe y te quedan las manos supersucias, pero es divertidisimo ver a todo el mundo abriendo la boca, levantando la mano para meterse el calçot.

La temporada da comienzo a partir del día del Pilar hasta comienzos de Mayo aunque dado la cantidad de euros que mueve el asunto, cada vez hay más restaurantes que los ofrecen durante todo el año.

Receta de la Salsa Romesco que es el 60% del plato:

6 Tomates maduros
una cabeza entera de ajos
12 almendras
12 avellanas
una rebanada de pan tostado
una ñora
vinagre, sal y aceite

En una bandeja de horno ponemos los tomates cortados en cruz por arriba, la cabeza de ajos entera sin pelar y la rebanada de pan. Una vez hecho y que esté blandito lo dejamos enfriar.

En un mortero o en un vaso de los de la batidora eléctrica ponemos las almendras, las avellanas y se trituran bien, añadimos el pan y el vinagre (un chorro) y se vuelve a machachar. Echamos la ñora que también habremos tenido un poco en el horno para ablandarla. Pelamos los dientes de ajo y se sigue machacando todo. Al final se echan los tomates pelados y se hace una especie de puré al que añadimos aceite. Tiene que quedar una salsa espesita. La sal al final y al gusto del consumidor. Esta salsa queda más "contundente" de vispera y se puede guardar unos días en la nevera, o en su defecto si nos sobra, congelar.

Yo que desde que los probé hace unos años con mi marido y dado mi amor por esta hortaliza, intento convencerle para ir a algún sitio aunque sea una vez al año a comerlos, pero ya que a él no le molan mucho esta vez he querido buscarlos más cerquita....y tate! que en C/Muntaner 121 con Provença hay una Brasseria - Pizzeria que se llama Maur (son una cadena y hay varios por Bcn) y hacen calçots en horno de leña a un precio que me parece razonable : 7,40€. Así que hoy he querido darle una sorpresa y le he llevado alli sin decirle ni dónde ibamos a cenar ni qué. A él no le emocionan como a mi, pero ha sido una cena superagradable, hemos charlado tan agusto que nos hemos sentido como en nuestra época de novios recien estrenados...y han pasado casi 8 años!!

Foto del final de los calçots para que os hagáis una idea de cuánto "sobra". Por cierto, me han traído una especie de cuenquito pequeño con la salsa que no guardaba proporción con la cantidad de calçots y lógicamente he tenido que pedir otra....que nos han cobrado a 1,50€.....estos catalanes!!

3 comentarios:

Marta A. dijo...

Bien x tu lokoblok!!!
Tradicionalmente la temporada de calçots empieza, aproximadamente, partir de la Candelària (principios de febrero), nunca antes de Navidad! pero como tu bien dices esto mueve demasiado $$$.
Pruebalos rebozados o en tortilla, mmmm, son deliciosos!!
Ah y hay una pequeña controversia: algunos dicen que la salsa no es romesco sino "de calçot". Pa mi que són la misma, igual que el xató pero ya sabes como van estas cosas...
Felices fiestas y espero que ya estés del todo recuperada. Un besazo

ASTRID dijo...

gracias marta!
si, esto de los calçots creo que va ampliando su "temporada" por el tema del dinero. Me gustan de todas las maneras, fritos, en parrilla...son buenísimos verdad?
Gracias por los animos...y me alegro que te guste mi pequeño proyecto...
un besito

Calçots de Valls dijo...

Hola, Astrid y Marta.

En primer lugar, gran artículo, y me ha encantado la sorpresa a tu marido... jajaja. ;-)

Sólo te diría que no me convence el tema del "horno de leña"... pero en fin, cada uno...

Pero lo de Marta, eso de que los calçots "nunca antes de Navidad!" (sin más argumentación), y con ese signo de exclamación, no deja de sorprenderme. He llegado a oir incluso que antes de Enero están duros!!! Alucinante, vamos. Que no, que no es verdad, que están buenos igual. Que no hay ninguna diferencia, y que el hecho de que salgan antes de enero es porque se plantaron antes de lo que es habitual... así de sencillo.

Ese tipo de convenciones se aceptan "sin más". También están esas otras, muy divertidas, también: "aquí, en Valls, esto se hace así" (hablo de lo que sea, eh?). Y después de esto, sólo te queda que aceptar, porque acaban de sentar cátedra.

No quiero dejar mal gusto por el comentario, eh? Te vuelvo a felicitar por el artículo, y a Marta por las ideas de hacerlos rebozados, en tortilla, y por la controversia de la salsa. Eso es cierto... "salvitxada", también la llaman.

Un abrazo muy fuerte!!!

Related Posts with Thumbnails